Portada3_1

Prensas mecanicas y servoprensas: Automatización de procesos

2 abril, 2015

Como bien es sabido, en la industria actual es importante tener un proceso de manufactura lo más automatizado posible, todavía adquiere más importancia este hecho si se trata de la fabricación de productos en masa, donde debido a la gran cantidad de unidades a producir el coste por pieza se mira con lupa.

Un gran salto cualitativo en el sector del metal han sido las prensas mecanicas capaces de ser controladas a través de un software que optimiza los parámetros de cada operación permitiendo la obtención de un producto de más calidad, con una producción mayor y con unos costes de fabricación menores.

Un valor añadido de las prensas mecanicas actuales es su modulo de gestión de energía, que consigue reutilizar la energía que se almacena por la deceleración de la corredera al aproximarse a la bancada de trabajo, este ahorro en energía supone un precio pieza más bajo lo que permite a la empresa ser más competitiva en sectores tan rentables como la automación, donde las producciones son altísimas.

Uno de los factores que han hecho de las prensas mecanicas un elemento muy fácil de adaptar a las grandes producciones es la flexibilidad que tienen para realizar a diferentes trabajos dependiendo de la pieza a fabricar. Pudiendo cambiar en la línea de prensas el trabajo de conformado que cada una de ellas realiza.

Otro de los sectores que utiliza la automatización de las prensas mecanicas para conformar sus piezas de chapa o plancha es el de los electrodomésticos. Antes era difícil conseguir algunas piezas que por su diseño tenían una alta complegidad y que debían ser estéticamente aceptables al ser una parte vista del productor acabado.

Para cumplir con el conjunto de requerimientos impuesto por el cliente se requería de la supervisión de varios técnicos especializados, cada uno controlaba el proceso en su área de trabajo, ya que la mayoría de piezas complejas se fabrican usando diferentes tipos de conformado. Además cada lote de piezas debía transportarse de un área de trabajo a otra con lo que los costes se disparaban.

Con las actuales lineas de prensas la mayoría de operaciones han desaparecido, las piezas siguen un flujo de conformado automatizado y la propia máquina es la que controla que cada operación sea correcta, con lo que tan solo es necesario un control de calidad de la pieza terminada al final de la linea de producción.